viernes, 31 de octubre de 2008

nota - sobre el progreso

Mientras que nuestra adorada reina sale en todas las portadas en un aparente de intento de hacer con que su marido termine como su hermano, en los Estados Unidos tiene lugar una pequeña revolución. Si en algún momento traté con cierta liviandad la campaña de Obama habrá sido no tanto por escepticismo (ante sus posturas y, también, sus oportunidades de victoria y de gobierno) como por cierta ceguera autoinducida en la que me olvidaba que hasta ayer el candidato demócrata no solo no podría llegar dónde ha llegado sino que sería sometido a un trato colonial en su propio Estado de nacimiento.

El abreojos de turno ha sido una entrevista a un militante comunista, negro, de 92 años, que no puede creer lo que está pasando hoy en su país.

Parece que al final va a resultar que la gente no es tan tonta (ni tan manipulable) como se dice.

lunes, 27 de octubre de 2008

cita del día

"Nadie está tan esclavizado como el que se cree libre sin serlo"

J.W. Goethe

domingo, 26 de octubre de 2008

todo economista es un malinformado

"Podremos mirar hacia un desarrollo gradual en 1930, libre de la bruja que ha estado obstaculizando las condiciones mundiales últimamente", publicaba The Economist un mes después del Martes Negro de 1929.

Aunque nos hayan hecho el favor de rescatar lo escrito no hace mucho en su página web siguen, y en esto no son distintos de todo lo que se podría llamar prensa burguesa (me puedo dar al lujo de volver a esta terminología cuando hasta los liberales* hablan - bien - de Marx), dándose contra la pared periódicamente, quizá para no derrumbar ya del todo eso que se llama 'sentimiento de mercado'.

La fiesta de Bush puede que se vea aguada por más que algunos miles de newyorkinos gritando contra su futuro expresidente, sino algún que otro antiguo apóstol de Friedman y Von Hayek haciendo penitencia. Dentro del salón.

*. Y también los curas.

miércoles, 22 de octubre de 2008

imagen del día

"Ni un euro para los capitalistas", reza un pancarta.

Han parado el país.

martes, 21 de octubre de 2008

cursilerías #3

houve noites, algumas em vela
em que olhando as cortinas (e as estrelas)
sonhava em ser poeta

eram sonhos estranhos, medonhos
não pareciam, de certo, ser sonhos
mas outra coisa não podiam ser

sonhava contigo, tu nua
tua pele, teus pelos, a lua
faziam-me rir e chorar

chorava de espanto e de gozo
e ria de lua, invejoso
que era só tua pra amar

e logo acordava, gritando
versos banais, e no entanto
pensava que aquilo era bom demais.

sábado, 18 de octubre de 2008

kapital

Ignorando aquél vídeo que tanto éxito está teniendo últimamente y que en su momento inocentemente dije que explicaba la crisis, me parece que no está de sobra hacer eco de lo que dicen desde Wallerstein hasta Kurz (que lo lleva diciendo unos quince años) pasando por los marxistas tradicionales sobre qué exactamente está pasando en la economía. Este artículo de César Benjamin lo hace bien.
--

Las economías modernas crearon un nuevo concepto de riqueza. Ya no se trata de disponer de valores de uso, sino de ampliar abstracciones numéricas. Se busca obtener más cantidad de lo mismo, indefinidamente. A eso los economistas llaman “comportamiento racional”. Dicen cosas complicadas, ya que la defensa de estupideces exige cierta sofisticación.

Quien reflexionó más profundamente sobre esa gran transformación fue Karl Marx. A mediados del SXIX, él señaló tres tendencias de la sociedad que entonces se consolidaba: (a) ella sería compelida a aumentar incesantemente la masa de mercancías, bien por la mayor capacidad de producirlas, o bien por la transformación de más bienes, materiales o simbólicos, en mercancía; finalmente todo sería transformado en mercancía; (b) sería compelida a ampliar el espacio geográfico insertado en el circuito mercantil, de modo que más riquezas y más poblaciones participaran en él; finalmente , ese espacio sería todo el planeta;(c) y sería compelida a inventar permanentemente nuevos bienes y nuevas necesidades; como las “necesidades del estómago” son pocas, esos nuevos bienes y necesidades serían, cada vez más, bienes y necesidades centrados en la fantasía, que es ilimitada.

Para aumentar la potencia productiva y expandir el espacio de la acumulación, esa sociedad realizaría una revolución técnica incesante. Para incluir el máximo de las poblaciones en el proceso mercantil, formaría un sistema-mundo. Para crear el hombre portador de aquellas nuevas necesidades en expansión, alteraría profundamente la cultura y las formas de sociabilidad. Ningún obstáculo externo la detendría.

Había, sin embargo, obstáculos internos, que serían, sucesivamente, superados y repuestos. Puesto que, para valorizarse, el capital necesita abandonar su forma preferente, de riqueza abstracta, y pasar por la producción, organizando el trabajo y encarnándose transitoriamente en cosas y valores de uso. Solo así puede resurgir ampliado, cerrando el circuito. Es un proceso lento y lleno de riesgos. Mucho mejor es acumular capital sin sacarlo de su condición de riqueza abstracta, haciendo que el mismo dinero rinda más dinero. Marx denominó D-D’ esa forma de acumulación y vio que ella tendría peso creciente. En la medida que pasara a predominar, la inestabilidad sería mayor, pues la valorización sin trabajo es ficticia. Y el potencial civilizatorio del sistema empezaría a agotarse: al repudiar al trabajo y la actividad productiva, al alejarse del mundo de la vida, el impulso a la acumulación no sería más un agente organizador de la sociedad

Si no consiguiese liberarse de ese engranaje, la humanidad correría serios riesgos, pues su potencia técnica estaría mucho más desarrollada, pero desconectada de fines humanos. Dependiendo de cuales fuerzas sociales predominasen, esa potencia técnica expandida podría ser puesta al servicio de la civilización (aboliéndose los trabajos exhaustivos, mecánicos y alienados, difundiéndose las actividades de la cultura y del espíritu) o de la barbarie (con el paro y la intensificación de conflictos). Cuanto mayor el poder creativo, mayor el poder destructivo. Lo que estamos viendo no es un error ni un accidente. Al vencer a los adversarios, el sistema pudo buscar su forma más pura, más plena y más esencial, con amplia predominancia de la acumulación D-D’. Abandonó las mediaciones de que necesitaba en el periodo anterior, cuando contestaciones, internas y externas, lo ataban. Se liberó. Floreció. Los resultados están ahí. Una vez más, los Estados intentarán salvar el capitalismo de la acción depredadora de los capitalistas.

Karl Marx envía recuerdos.

viernes, 17 de octubre de 2008

cita del día

"Afirmaba que la revolución está predestinada a triunfar. Yo le dije que a un gentleman solo pueden interesarle las causas perdidas."

J.L Borges

miércoles, 15 de octubre de 2008

koop



--
gracias, Mayka.

lunes, 13 de octubre de 2008

barbaridad del día

Marti Ahtisaari, responsable del desmembramiento de Serbia, que estableció la que posiblemente sea la jurisprudencia más peligrosa para la sociedad internacional nunca, ha sido galardonado con el Nobel de la paz.
--
no que no sepamos que el criminal Henry Kissinger sea otro de ese club tan selecto

domingo, 12 de octubre de 2008

nota - caminos

Contrastando con la opinión publicada abajo, algunos plantean que hemos llegado a una encrucijada no sólo del neoliberalismo sino de todo el sistema capitalista al haberse cerrado las tres grandes rutas de escape del modelo vigente desde el colapso de Bretton Woods en los años '70; ya no es posible ampliar la explotación del medio ambiente, se agotan las posibilidades del neocolonialismo (cuando no es derrotado directamente), y tampoco se puede seguir aplazando el ajuste de cuentas con la realidad a través del déficit público, que ha llegado a niveles insostenibles.

¿Será ahora cuando se abran aquellas grandes alamedas de las que se lleva tanto tiempo hablando?

sábado, 11 de octubre de 2008

jueves, 9 de octubre de 2008

el muro de turno

Valter Pomar

Quienes militaban en 1989 pasaron parte de su vida intentando comprender y explicar por qué motivos ocurrió el desmantelamiento del llamado campo socialista. Los que militan hoy tienen la necesidad de comprender, explicar y principalmente intervenir en la crisis que tiene por epicentro los Estados Unidos.

Además del interesante debate acerca de las causas "micro" de la crisis y sobre la dinámica de la economía estadounidense, es necesario tener en cuenta el marco "macro".

En primer lugar, la crisis actual tiene su origen en los años '70: fue para reaccionar ante la crisis de entonces que el gran capital y los gobiernos de EE.UU e Inglaterra desencadenaron un movimiento ideológico, político, militar y económico que produjo lo que llamamos hegemonía neoliberal.

Casi cuarenta años después asistimos a la crisis y el agotamiento de aquella "solución" neoliberal. Pero no volvemos al punto de partida. El mundo actual es mucho más capitalista que el de los años '70, una vez que fueron en gran medida eliminadas las limitaciones impuestas por la existencia del "campo socialista" y por la fuerza de la izquierda en el interior de los países desarrollados.

También por eso, la crisis actual será mucho más compleja y mucho más profunda. Hasta porque no se trata de una crisis meramente "financiera", entre otros motivos porque el crecimiento de la especulación financiera es en si mismo una consecuencia de la propia dinámica contradictoria de la acumulación capitalista.

En segundo lugar, el agotamiento del neoliberalismo coincide con el declive relativo de la hegemonía de los Estados Unidos, sin que haya en el horizonte un sustituto y sin que las instituciones políticas formadas en el posguerra sean capaces de "administrar" la situación.

Declive relativo: los EE.UU continúan siendo la potencia hegemónica en los terrenos ideológico, político, militar e incluso en el económico. Pero esa hegemonía enfrenta crecientes problemas y contestaciones, parte de ellos (irónicamente) en consecuencia de la gran victoria que los EE.UU obtuvieron contras los socialistas, socialdemócratas y nacionaldesarrollistas, a lo largo de la década de los '80.

Evidentemente, no está en los planes de los EE.UU perder influencia. El telón de fondo de las elecciones presidenciales de noviembre de este año no es como "organizar la retirada", por lo contrario. No se debe descartar que de esta crisis surja una hegemonía renovada, tanto del capitalismo, como de los mismos Estados Unidos.

Por todo eso, muy en contra del fin de la historia, lo que vivimos y seguiremos viviendo en el próximo período es una brutal inestabilidad. Incluso porque el intenso "desarrollo"económico de la era neoliberal y sus consecuencias (ambientales, sociales, militares, políticas) debilitó y desbordó todas las instituciones políticas.

¿Cuál será la duración, la profundidad y cuáles las repercusiones de la crisis? No está claro todavía. Pero es notable que, en lugar del catastrofismo de la izquierda, estemos viendo el catastrofismo de la derecha: de respetables académicos hasta especuladores profesionales, creció el número y la estridencia de los que vaticinan el caos sistémico, señalando en la situación una mezcla de trazos del periodo anterior a la Primera Guerra mundial con la crisis de los años '30 en los EE.UU, cuyos efectos - siempre es bueno recordar - no fueron totalmente superados por el New Deal, pero sí por la guerra.

Aún descontando la ignorancia, el oportunismo y el pánico presentes en algunos de estos análises, especialmente los castizos, que en el fondo lo quieren es estimular el caos para que, basándose en él, hacer oposición a Lula, es necesario recordar que dónde hay mucho humo, algo de fuego hay. Hasta porque ellos saben, a veces mejor que nosotros, la escala de la orgía celebrada en los mercados financieros que, hasta ayer, eran la máxima prueba del "ingenio creativo" y del "espíritu animal" del capitalismo.

Por eso, un ojo en el gato y otro en el pescado. Estamos en mejor condición para enfrentar estar crisis, en alguna medida porque el actual gobierno (especialmente en el segundo mandato) adoptó políticas distintas de las del recetario clásico neoliberal. Pero la magnitud de la crisis no permite discursos ingenuos sobre el "tamaño de las reservas", ni creencias tontas en los supuestos buenos procedimientos de las grandes empresas nacionales.

De lo que necesitamos es doblar la apuesta en el mercado interior y en la integración continental; establecer controles sobre la entrada y salida de capitales; alterar la política de intereses; fortalecer pesadamente el Estado y la soberanía nacional sobre los recursos energéticos, por ejemplo ampliando el control de la Unión sobre las acciones de la Petrobrás. Estas y otras medidas en defensa de las mayorías, lo que incluye mantener y ampliar las políticas sociales y las políticas orientadas al desarrollo económico.

El sueño nada secreto de la derecha es realizar, en 2009-2010, aquello que ellos desde 1989 decían que pasaría durante un gobierno de Lula: el caos, la crisis, el desgobierno. Es necesario recordar que la crisis actual fue provocada por las políticas que ellos siempre defendieron; y que Brasil está más protegido porque rechazó esas políticas. ¿O es que nadie se acuerda del ALCA?

No basta, sin embargo, probar que estábamos en lo cierto en las batallas ideológicas de ayer y seguimos en lo cierto en las de hoy. Es necesario, también, trabar una batalla por el futuro, acerca del nuevo diseño del orden internacional. Y hacerlo desde una perspectiva socialista, pues al fin y al cabo lo que hay es una crisis del sistema capitalista. Y solo faltaba que, a la hora de la crisis, nos pusiéramos a ayudar a la bestia a levantarse otra vez.

Valter Pomar es secretario de relaciones internacionales del PT.

lunes, 6 de octubre de 2008

imagen del día


"No me preocupa el déficit. Es lo bastante grande como para tomar cuenta de sí mismo."

sábado, 4 de octubre de 2008

el viejo León y Natalia en Coyoacán

esta vez no habrá nieve como en petrogrado
aquel día

el cielo estará limpio y el sol brillando
tú durmiendo y yo soñando

ni sacos ni cosacos como en petrogrado
aquel día

apenas tú desnuda y yo como nací
yo dormido y tú soñando

no habrá multitudes gritando como en
petrogrado aquel día
silencio nosotros dos murmullos azules
tú y yo los dos durmiendo y soñando

nunca más habrá un día como petrogrado
aquel día
nada como un día yendo y el otro viniendo
tú y yo soñando y durmiendo

Paulo Leminski

miércoles, 1 de octubre de 2008