sábado, 19 de febrero de 2011

le métèque



Con mi cara de meteco
de judío errante, de pastor griego
y mis pelos a los cuatro vientos

Con mis ojos apagados
que hacen parecer que sueño
yo que ya no sueño a menudo

Con mis manos de merodeador
de músico y de holgazán
que han pillado tantos jardines

Con mi boca que ha bebido
que ha besado y ha mordido
sin jamás matar su hambre

Con mi cara de meteco
de judío errante, de pastor griego
de ladrón y de vagabundo

Con mi piel que se ha frotado
al sol de todos los veranos
con todo lo que llevaba enaguas

Con mi corazón que ha sabido hacer
sufrir tanto como ha sufrido
sin por ello hacer historias

Con mi alma que ya no tiene
la menor posibilidad de salvarse
para evitar el purgatorio

Con mi cara de meteco
de judío errante, de pastor griego
y mis pelos a los cuatro vientos

Vendré, mi dulce cautiva
mi alma gemela, mi fuente viva
vendré brindar tus veinte años

Y seré príncipe heredero
soñador o igual adolescente
como bien te guste a ti

Y haremos de cada día
una eternidad de amor
que viviremos hasta morir.