jueves, 3 de septiembre de 2009

nota - memoria historica

Lo que tiene la rusofobia del presidente nacionalista de Polonia. A los 60 años del inicio de la II Guerra Mundial le da por patalear al gran satán rojo, con sus 27.000.000 de muertos, la mitad del total del conflicto (China da cuenta de otros 20.000.000), que pactó con Alemania en 1939 la división de Polonia y la no-agresión futura.

La gracia es que por ninguna parte se menciona la Conferencia de Múnich de 1938, donde Chamberlain y Daladier desmembraron y entregaron media Checoslovakia a Hitler por las buenas - y un trozo a los polacos, que no se quejaron.

Al hijoputa de Stalin le van apilando sus crímenes los que nivelaron Dresde e Hiroshima. Supongo que será más estético dividir el asunto entre buenos y malos.

¡Toda la culpa a los soviets!

No hay comentarios: