sábado, 16 de mayo de 2009

nota - afinando una postura

Cuando hace poco hablé de Sastre y de la lista de II, ahora ilegalizada, tenía en cuenta el pasado del dramaturgo como defensor del separatismo vasco, que soy incapaz de conciliar con una postura de izquierdas, quizá por tozudez; no importa.

Lo que no conocía era el carácter de denúncia de la lista a la infame Ley de Partidos, que al hacerse aplicar está vez, además de escapar a cualquier lógica instrumental, como la "victoria" de los partidos centralistas en las últimas elecciones autonómicas en el País Vasco, da una gran parte de la razón a aquellos que no se sienten ni españoles, ni se sienten bien en España. Con la ilegalización, la democracia (formal, burguesa, sí, pero la democracia) y el Estado de derecho sufrirían otro duro golpe, y se sentaría otro precedente más para la arbitrariedad. Yo tampoco querría quedarme.

No hay comentarios: