miércoles, 14 de enero de 2009

nota - retorno

Vuelvo y me deparo con rumores de que Fidel ya no estaría entre nosotros, con la noticia que Aguirre se ha puesto histérica por la celebración del aniversario de la revolución en la Casa de América y con que, hace ya tres semanas, Olivier Blanchard, economista jefe del FMI, dijo temer que la recesión se convertirá en una Gran Depresión; un nuevo nivel de aceptación de la realidad por parte de la intelligentsia bien.

Sin entrar en las problemáticas brutales de la doble economía, de parte de su juventud inconcienciada, del problema de la vivienda, y de la dependencia a países aliados, creo que Cuba, acostumbrada, en palabras de un taxista, a la crisis permanente, será más que capaz de soportar los últimos gemidos de las momias reaganitas y, si no se frena el proceso de integración latinoamericana, de jugar un papel fundamental en abrir nuevas puertas y encontrar nuevas soluciones para sí mismos y para el resto de un mundo estupefacto ante la ruina inminente.

Si no es así, sería difícil volver a creer que debajo del adoquinado puede haber más que polvo y cenizas.

3 comentarios:

Oruga Azul dijo...

Welcome to hell

adoquina dijo...

oh sí, adoquines ..ah vuelto el progretismo de salón

rod dijo...

¿?