domingo, 28 de diciembre de 2008

todos somos judíos alemanes

Puede que no tenga ninguna relevancia más allá de lo simbólico, pero en el actual gabinete israelí se puedan contar con los dedos de una mano los hijos de supervivientes de la shoah. Los de militantes del (¿terrorista?) Irgún abundan.

Aunque los anteriores responsables de tantas atrocidades hayan sido los mismos que sufrieron en manos del fascismo, la profundidad del odio nos enseña cada día, con sangre y lágrimas, cómo las víctimas demasiado a menudo se convierten en verdugos.

Uno a veces no puede evitar pensar, con cierto morbo, que el holocausto nuclear, eso que no hace mucho llamaban MAD, no sería más que justicia poética.

1 comentario:

rod dijo...

Hasta el momento:

Víctimas palestinas: 225
Víctimas israelíes: 1