martes, 25 de noviembre de 2008

piratas

Resulta que las buenas gentes del Ministerio de Cultura no tienen nada mejor que hacer en tempos de crisis que mentirle a la ciudadanía acerca de los derechos establecidos y reconocidos por diversas sentencias firmes. El intercambio de archivos, siempre cuando no implique consecución de beneficios, es completamente legal.

Los 'socialistas', que más que malos son tontos, se pegan otro tiro en el pie intentando regular lo irregulable. Un ministerio que debería velar por la difusión del pensamiento se empeña en defender a los cadáveres vivientes de las discográficas y a leyes que respaldan el monopolio irrazonable de hasta 75 años a contenidos de todas clases. ¿Cuál es la lógica que las canciones escritas por John Lennon o que las películas de Robert Altman, ambos muertos, no sean dominio común?

En su ridícula muestra de sumisión a la SGAE hablan de los trabajadores del sector. También la indústria armamentista y la banca financiera generan empleos (muchísimos). ¿Y qué?

La búsqueda por someter todo a la lógica del capital ciega a los responsables de mantener vivo al sistema. Adam Smith cuando defendía la educación pública y la interverción en la economía no lo hacía por tendencias subversivas o estatalismo, ni mucho menos.

Parece ser que se les ha olvidado.

No hay comentarios: