jueves, 7 de junio de 2007

فلسطين

Consciente de que debería estar dedicándome a quehaceres de otra naturaleza, no malgastaré (en demasía) tu tiempo o el mío. El asunto me pareció más que merecedor de unas parcas lineas.

Esta semana se 'celebra' un triste aniversario: Palestina perdió lo poco que conservaba en 1967, siendo desmembrada en pequeños territorios, completamente impotente frente a los caprichos del Knesset.

Cuarenta años de lágrimas, represión, incertidumbre y muerte. Generaciones nacidas a punta de la bayoneta israelí-estadounidense.

Cuarenta años mintiendo, robando, ocupando y alienando. Creando 'terroristas', perpetuando un macabro circulo de violencia que parece no tener fin.

Del sueño socialista de los primeros colonos judíos no queda nada. No hay kibbutz que mantenga el sistema igualitario de antaño. Como su 'hermano mayor', Israel se ha convertido en todo aquello que rechazaban sus idealizadores.

1 comentario:

Oruga Azul dijo...

Y, una vez más, la responsabilidad real cae sobre...

Trrrrrrrrrrrrrrr... Pssss!! Europa y EE.UU., que vendieron aquello de "Una tierra sin pueblo para un pueblo sin tierra" (y, de paso, evitar que Alemania pagase indemnizaciones a los países soviéticos en los que vivían los judíos asesinados).