jueves, 10 de mayo de 2007

Si los curas y frailes supieran...

Aprovechando la visitilla del Santo Padre a mi tierra, haré aquí un breve comentario acerca de S.S (cualquier similitud...) y sus peripecias actuales.

El ex-líder de la Congregación para la Doctrina de la Fe (como se conoce a la Santa Inquisición hoy día), lleva toda su carrera luchando contra la Teología de la Liberación, los curas rojos. Excomulgó unos, silenció muchos más y pasó directamente de cualquier reconocimiento a todos aquellos que defendieron al pueblo; gente como el Arzobispo Romero, asesinado mientras rezaba misa en San Salvador.

La postura oficial del Vaticano en cuanto a cuestiones terrenales ya la dejó bien clara el papa León XIII cuando escribió en Rerum Novarum (1903):
"...quede pues establecido que el primer fundamento para todos los que ansían el bien del pueblo es la inviolabilidad de la propiedad privada"
El mensaje parece no haber cundido dónde pervive la miseria y la TdL sigue siendo mayoritaria en varios países latinoamericanos y africanos. Pedro Casaldáliga y Leonardo Boff (quien, acusado de transformar comunidades de base en células marxistas, pasó por la misma silla que Galileo) son dos de los que siguen de pie frente al conservadurismo e hipocresía de la Santa Sede.

La visita de Ratzinger a Brasil, donde ya estuvo dos veces en sus tiempos de inquisidor, se justifica con la canonización del primer santo brasileño (un intento de estancar la huida al protestantismo de muchos 'fieles'); Me parece más bien que la presencia del máximo pontífice se da para asegurar mayor contundencia a otro ataque al progresismo de sotana (y también el de corbata), en la línea de la censura a Jon Sobrino de hace pocos meses.

En Brasil, país que sigue teniendo la mayor población católica en el mundo, se encontrará con la incredulidad de un pueblo que ha visto la otra cara de la iglesia, y el apoyo de la prensa, burguesía y lumpen, amantes de Escrivá. Parece ser que por el Sur de América son los primeros quienes ahora mandan.

No tengo mucho amor a la metafísica, pero esta 'otra cara' consigue convencerme de que a lo mejor el ultimo cristiano no murió en la cruz, y que la religión, cuando asociada al Capital, puede ser más bien un inofensivo porrillo para el pueblo.

No hay comentarios: